Gráficos y Noticias Económicas

INTRODUCCIÓN.

La actividad económica dentro del territorio nacional ha venido marcada por la ronda de discusiones que el país viene entablando con el Fondo Monetario Internacional.  A finales del mes de septiembre del año en curso, una misión del FMI visitó el país para llevar a cabo la segunda revisión del Programa Monitoreado por el Personal (PMP) y negociar un programa de tres años respaldado por el Servicio Ampliado del Fondo

Las discusiones del programa SAF han sido productivas y se han logrado avances sustanciales para alcanzar un acuerdo sobre metas cuantitativas y las políticas macroeconómicas y reformas estructurales que respaldarían al programa. Se acordó que para mantener la estabilidad macroeconómica y financiera es esencial fortalecer aún más los saldos fiscales, y diseñar y adoptar un plan creíble para pagar los atrasos internos. También hubo acuerdo sobre las medidas de política que tendrían que acompañar estos esfuerzos, algunas de las cuales ya se están implementando. Asimismo, hubo consenso sobre la necesidad de cambiar la composición de los gastos, a fin de crear espacio para un mayor gasto social para fomentar el crecimiento económico inclusivo y mitigar los efectos del ajuste macroeconómico sobre los grupos de bajos ingresos. Además, fueron acordadas reformas a implementar para estimular el crecimiento en el sector no petrolero, aumentar la transparencia, mejorar la gobernanza y fortalecer el marco anticorrupción.

En este contexto de transición, se pudo estimar unan caída trimestral interanual del PIB de 2,5%, explicado por caídas tanto del sector petrolero como el no-petrolero. Las operaciones financieras del estado durante este periodo se consolidaron ligeramente, aunque promovidas, sobre todo, por un impulso en la presión fiscal petrolera. La activada en este sector no termina de recuperarse, a falta de una implicación más sólida del sector privado.

Con la obtención del SAF se espera apoyar la recuperación de la actividad económica y fomentar un crecimiento económico inclusivo y sostenible. El programa busca lograr la estabilidad macroeconómica al tiempo que promueve la protección social, fortalecer el sector bancario, promover la diversificación económica, fomentar la buena gobernanza y la transparencia, y apoyar la lucha contra la corrupción.

El sector monetario presenta un balance con cierto pesimismo en el tercer trimestre de 2019, debido a una contracción en general de            -8,06% con respecto al tercer trimestre del año anterior de los recursos del sistema monetario, así como de las contrapartes de los mismos.

Desde la óptica de las contrapartes de los recursos del sistema monetario, mejoraron los activos externos netos, creciendo 137,83% en variación interanual; por otro lado, el crédito interior se redujo significativamente, hasta -15,24% en variación interanual,

Por el lado de los recursos del sistema monetario, se destaca el aumento del 4,78% de la masa monetaria (M2) en variación interanual, mientras que la partida otros recursos (la diferencia entre los fondos propios y otros créditos netos) empeoró en el tercer trimestre de 2019 (-44,7%) con respecto al tercer trimestre de 2018.

Producto Interno Bruto

Al cierre del tercer trimestre 2019, la economía de Guinea Ecuatorial creció -2,5% en variación interanual, 1,4 puntos porcentuales más que el registro del trimestre anterior (-3,9%), también en términos interanuales. De esta forma, el PIB encadena dos trimestres consecutivos mejorando, aunque dentro de los niveles de crecimiento negativos. En cambio, en variación trimestral, el PIB nacional se contrajo -0,8% en el tercer trimestre de 2019, frente al repunte de 0,1% registrado el trimestre anterior. Este comportamiento de la economía nacional se produce en una dinámica en la que nuestro país está implementando y adoptando diferentes medidas estructurales y de ajustes fiscales encaminadas a una economía sostenible y diversificada.

El PIB petrolero (PIBP), al igual que el PIB total, también encadena dos trimestres consecutivos al situarse en -2,9% en el tercer trimestre de 2019 (cuatro décimas menos que el PIB total), en variación interanual; mientras que, en variación trimestral, pasa de 2,9% en el segundo trimestre de 2019 a 0% en el tercer trimestre del mismo año. El aumento de 6,84% de la producción de los hidrocarburos en términos interanuales (gráfico 6), incidió en la mejora del PIBP, que se situó en   -4,1% en variación interanual, en un periodo en el que el precio del petróleo ha ido reduciéndose significativamente, después de que repuntase considerablemente a comienzos del año.

En la misma línea, el PIB no petrolero (PIBNP) también tuvo un comportamiento parejo al del PIB total y PIBP, con un crecimiento de  -2% en el tercer trimestre de 2019, tras el -3,6% en el segundo trimestre del mismo año, en variación interanual; lo que, al igual que en los dos casos expuestos anteriormente, implica que el PIBNP también arrastra dos trimestres consecutivos con una tendencia al alza, aunque paralelamente dentro de la senda de crecimiento negativa.

Producción de hidrocarburos

La tendencia del volumen de producción de hidrocarburos ha ido variando a la baja durante el tercer trimestre de 2019, aunque en cantidades relativamente pequeñas mes a mes, tal como se ilustra en el gráfico 4. El siguiente período, es decir, el último trimestre del año en curso, podría seguir con esta tendencia, en tanto que todo está condicionado con el volumen de producción que establecen las empresas que operan en el sector. Sin embargo, hay expectativas de mejora de producción en los próximos meses, para poder frenar la contracción encadenada de la producción de hidrocarburos observada en los meses del trimestre analizado e impulsar así los ingresos derivados de las exportaciones de los mismos.

La producción trimestral de hidrocarburos mejoró sustancialmente en el trimestre estudiado. De esta forma, dicha producción creció 12,02% en el tercer trimestre de 2019 con respecto al segundo trimestre del mismo año. Este incremento de producción es altamente significativo si se tiene en cuenta que la producción en los dos primeros trimestres del año en curso no superaba los 25 millones de barriles (24.741.376 y 24.935.374 barriles en el primer y segundo trimestre de 2019, respectivamente), mientras que en el trimestre analizado se obtuvo 27.933.190 barriles.

En la misma línea que la producción trimestral se situó la producción interanual en el tercer trimestre de 2019. En este sentido, en variación interanual, la producción aumentó 6,84% en el tercer trimestre de 2019, hasta situarse en 27.933.190 barriles (como se ha indicado antes) frente a 26.143.768 barriles obtenidos en el mismo trimestre del año anterior, hecho reflejado en el gráfico 6.

A pesar de que la producción de los hidrocarburos, es decir, crudo y gas, durante el tercer trimestre de 2019 fue de más a menos de julio a septiembre, por la ralentización y, consecuentemente, la sutil caída mes a mes de la producción del crudo y gas no impidió que esta producción fuera significativamente mejor a efectos comparativos, tanto desde la óptica interanual como la trimestral. El gráfico 7 muestra el desglose de la producción de los hidrocarburos en trimestre objeto de estudio, en el que a la par se puede observar la evolución de la producción mensual de ambos productos, quedando patente la tenue tendencia a la baja de dicha producción entre los tres meses del trimestre estudiado.

La mejora de la producción de hidrocarburos, tanto en términos trimestrales como interanuales fue estimulada por la nueva dinámica que tomó el sector desde el año pasado, así como los nuevos planes de producción que implican la inclusión de más actores en la industria extractiva.

En la misma línea, la aceleración de la inversión por nuevas firmas y nuevos descubrimientos de yacimientos, mejores expectativas de precios y menos incertidumbre en este sector fueron otros de los factores condicionantes de esta situación, ya que se concretizaron algunos de los proyectos que se tenían previstos.

Igualmente, la situación de la producción de los hidrocarburos de los próximos años podría mejorar por el descubrimiento de Kosmos Energy de un nuevo pozo de petróleo en Rio Muni, ya que refleja una nueva era petrolera en el país, y por el nuevo acuerdo logrado con la operadora rusa firmado recientemente

Inflación

Evolución trimestral de la inflación
2015T1 1,18%
2015T2 1,87%
2015T3 2,11%
2015T4 1,60%
2016T1 2,29%
2016T2 0,48%
2016T3 1,21%
2016T4 1,54%
2017T1 1,07%
2017T2 1,25%
2017T3 1,18%
2017T4 0,87%
2018T1 0,59%
2018T2 0,34%
2018T3 0,56%
2018T4 1,13%
2019T1 1,80%
2019T2 1,97%
2019T3 1,25%

 

La inflación en el tercer trimestre de 2019 fue de 1,25%, 7 décimas superior a la del tercer trimestre de 2018. La tasa de variación interanual se situó en 122,8 % en el trimestre analizado con respecto al mismo período del año pasado. En el gráfico 8 se refleja la evolución interanual de la inflación desde 2015 hasta 2019.

En cambio, en el tercer trimestre de 2019 la inflación creció -0,77 puntos porcentuales menos que en el segundo trimestre del mismo año, suponiendo una variación trimestral de -38,12%. En el siguiente gráfico se muestra la evolución trimestral de la inflación en la que la tendencia de la misma tiene un comportamiento fluctuante.

 

Por su parte, en lo que se lleva del año en curso, la inflación mensual continúa con la tendencia a la baja iniciada el mes de abril, tras haber repuntado de forma consecutiva durante los dos meses anteriores. El mes de septiembre cerró con una inflación de 1%, la más baja registrada en todo el año. Esta evolución mensual de la inflación se ilustra en el gráfico 10.

 

Por otro lado, la evolución anual de la inflación en el período 2015 a 2019, igualmente presenta una tendencia bastante pareja a la de la inflación trimestral, como se recoge en el gráfico 11.

Ingresos y Gastos

  1. FINANZAS PÚBLICAS

Desde el inicio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el año pasado y la adopción del Programa Monitoreado por el Personal (PMP), la gestión de las Finanzas Públicas ha estado ceñida al cumplimiento de las medidas de desempeño de este, encaminadas a contraer el déficit primario no-petrolero estimulando los ingresos tributarios no-petroleros, a fin de reducir la acumulación de atrasos externos, evitando la contracción de nueva deuda.

En este contexto, y a fin de alinearse a las exigencias del Programa, los Presupuestos Generales del Estado se revisaron a la baja. En consecuencia, los ingresos y gastos para el año 2019 fueron reprogramados mediante rectificación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

En comparación con el tercer trimestre del año anterior, la capacidad de autofinanciación del Estado se redujo, en forma de contracción de los Ingresos Públicos en 15,1%. No obstante, se pudo observar durante ese periodo, un reforzamiento de la recaudación tributaria, tanto del lado petrolero como el no-petrolero.

La financiación no-petrolera de los presupuestos Generales del Estado durante el periodo mencionado sigue siendo preocupante, ante la posibilidad de que factores externos puedan impactar sobre una economía basada en la producción de hidrocarburos. Los ingresos no- petroleros cubrieron tan solo 24,6% de los gastos realizados durante dicho periodo y presentarían necesidades de financiación de 587 millones de XAF de déficit.

Afortunadamente, los ingresos petroleros compensaron las necesidades de financiación experimentadas durante este trimestre. Especialmente se notó un incremento sustancial del nivel impositivo petrolero, con los ingresos tributarios petroleros remontando su nivel del año anterior en 50%, obviando un efecto inflacionista apenas perceptible. La aportación petrolera coincidió milimétricamente con los desembolsos de la Administración Pública transcurridos nueve meses del año.

 

 

Tabla 2: Operaciones financieras del Estado (ejecución a 30/9/2019, en millones de FCFA)
% sobre gasto público
INGRESOS 964.280 124%
Ingresos petroleros 772.146 99%
Ingresos no petroleros 192.135 25%
Ingresos tributarios 132.370 17%
GASTOS 779.554
Intereses sobre deuda 43.023
Gasto primario (erogaciones) 736.531
Saldo primario 227.749
saldo primario no-petrolero -544.396
Saldo global 184.726

  Fuente: elaboración propia, con datos de la ejecución presupuestaria de la TGE

Las capacidades de financiación manifestadas durante este periodo sirvieron en gran medida para amortizar la deuda externa y reducir atrasos. Con el ritmo de ejecución mostrado hasta este momento y viendo los márgenes disponibles según el presupuesto rectificativo, se prevé que el cuarto trimestre se cierre con un déficit de 79 millones de XAF, que sumados al saldo positivo arrojado este trimestre seguirían deparando un superávit presupuestario al finalizar el año.

 

Situación monetaria amplia (tasas interanuales en porcentajes)
2019T3/2018T3
Activo externos netos 137,83
Crédito interior -15,24
      Crédito neto sobre el Estado 20,97
      Crédito sobre la economía -21,69
Contrapartes de los recursos del sistema monetario -8,06
Masa monetaria (M2) 4,78
Otros recursos -44,70
Total de los recursos del sistema monetario -8,06

 

Situación monetaria amplia (en miles de millones de XAF)
2017T4 2018T1 2018T2 2018T3 2018T4 2019T1 2019T2 2019T3
Activo externos netos 288 151 120 204 169 61 274 485
Crédito interior 4313 4377 4301 4147 4347 4078 3482 3516
     Crédito neto sobre el Estado 814 888 790 627 757 995 691 759
  Crédito sobre la economía 3499 3488 3511 3520 3590 3084 2791 2756
Contrapartes de los recursos del sistema monetario 4601 4528 4421 4351 4516 4139 3755 4000
Masa monetaria (M2) 3512 3371 3321 3222 3292 3366 3286 3376
   Disponibilidad monetaria (M1) 2721 2606 2517 2431 2496 2575 2541
   Disponibilidad cuasi-monetaria 791 765 803 791 795 792 745
Otros recursos 1089 1157 1100 1130 1224 773 469 625
Total de los recursos del sistema monetario 4601 4528 4421 4351 4516 4139 3755 4000

 

Situación monetaria amplia (tasas trimestrales en porcentajes)
2018T1 2018T2 2018T3 2018T4 2019T1 2019T2 2019T3
Activo externos netos -47,54 -20,48 69,74 -17,34 -63,69 347,00 77,24
Crédito interior 1,47 -1,73 -3,57 4,82 -6,19 -14,63 0,98
      Crédito neto sobre el Estado 9,20 -11,05 -20,60 20,64 31,39 -30,56 9,90
      Crédito sobre la economía -0,32 0,64 0,27 2,00 -14,12 -9,49 -1,23
Contrapartes de los recursos del sistema monetario -1,60 -2,36 -1,57 3,78 -8,34 -9,28 6,53
Masa monetaria (M2) -4,00 -1,50 -2,98 2,18 2,27 -2,38 2,72
      Disponibilidad monetaria (M1) -4,22 -3,41 -3,45 2,71 3,13 -1,29 -68,54
      Disponibilidad cuasi-monetaria -3,27 5,01 -1,50 0,55 -0,45 -5,93 -65,72
Otros recursos 6,16 -4,85 2,66 8,35 -36,86 -39,35 33,26
Total de los recursos del sistema monetario -1,60 -2,36 -1,57 3,78 -8,34 -9,28 6,53

 

El sector monetario presenta un balance con cierto pesimismo en el tercer trimestre de 2019, debido a una contracción en general de            -8,06% con respecto al tercer trimestre del año anterior de los recursos del sistema monetario, así como de las contrapartes de los mismos.

Desde la óptica de las contrapartes de los recursos del sistema monetario, mejoraron los activos externos netos, creciendo 137,83% en variación interanual, al pasar a 485 miles de millones de XAF en el tercer trimestre de 2019, de 204 miles de millones de XAF registrados en el mismo período de 2018; por otro lado, el crédito interior se redujo significativamente, llegando decrecer a una tasa de -15,24% en variación interanual, pasando a 3.516 miles de millones de XAF en el tercer trimestre 2019, de 4.147 miles de millones de XAF alcanzados en el tercer trimestre de 2018.

Esta reducción del crédito interior se debió principalmente a la caída de -21,69% del crédito a la economía, que representaba el 78,4% del crédito interior total en el período objeto de estudio, en variación interanual, pasando a 2.756 miles de millones de XAF en el tercer trimestre del año en curso, de 3.520 miles de millones de XAF un año antes.

La caída del crédito a la economía puede explicarse como consecuencia de la contracción de la actividad económica en general, que fue el preludio del cierre de muchas empresas (mayoritariamente constructoras) y, consecuentemente, el empeoramiento de la tendencia de la concesión de créditos bancarios al sector privado que, principalmente, absorbía gran parte de dichas empresas en comparación a la demandada por particulares. En definitiva, la reducción del crédito a la economía puede dificultar la circulación del dinero y con ello ocasionar una merma de la actividad económica, algo crucialmente preocupante.

Por su parte, a diferencia del crédito a la economía, la tendencia del crédito neto sobre el Estado (21,6% del crédito interior total) es positiva, con un crecimiento de 20,97% en variación interanual, pasando a 759 miles de millones de XAF en el trimestre de estudio, frente a 627 miles de millones de XAF en el tercer trimestre de 2018. Este crecimiento no parece significativo en tanto que no resulta crucial como para revertir la propensión del crédito interior total, dado su peso en su conjunto como se ha señalado al comienzo de este párrafo.

El análisis trimestral revela, en cambio, un escenario dispar con respecto al análisis interanual de las contrapartes del sistema monetario. En este sentido, en variación trimestral, los activos crecieron 77,24% en el tercer trimestre de 2019, mientras que el crédito interior lo hizo en 0,98%, lo que supone un incremento de 15,61 puntos porcentuales más que en el trimestre precedente.

Haciendo el desglose del crédito interior, se desprende que el crédito a la economía mejoró en algo más de 8 puntos porcentuales con respecto al trimestre anterior, en el que se registró una caída de -9,49%. Sin embargo, esta mejora se produjo dentro de los niveles de crecimiento negativos, al situarse en el tercer trimestre del año analizado en                -1,23%. En la misma línea se mantuvo el crédito al Estado, luego de que creciera a -30,56% en el segundo trimestre de 2019, a situarse en 9,9% en el tercer trimestre del mismo año, lo que implica un incremento de algo más de 40 puntos porcentuales. Como muestra el siguiente gráfico, el crédito a la economía encadena dos trimestres consecutivos creciendo, aunque dentro de los niveles negativos.

Por el lado de los recursos del sistema monetario, se destaca el aumento del 4,78% de la masa monetaria (M2) en variación interanual, después de que esta pasase a 3.376 miles de millones de XAF en el trimestre analizado frente a 3.222 miles de millones de XAF del tercer trimestre de 2018. En cambio, la partida otros recursos (la diferencia entre los fondos propios y otros créditos netos) empeoró en el tercer trimestre de 2019 (-44,7%) con respecto al tercer trimestre de 2018.

La masa monetaria tuvo un comportamiento parejo en variación trimestral que en variación interanual durante el tercer trimestre de 2019. De esta manera, creció 2,72% en variación trimestral, suponiendo 5,1 puntos porcentuales más que en el segundo trimestre del año en curso.

En cambio, la partida otros recursos mejoró sustancialmente en el tercer trimestre de 2019, situándose en 72,61 puntos porcentuales por encima del trimestre precedente, tras permanecer dos trimestres consecutivos en la senda de crecimiento negativa. En este caso, se extrae que creció 33,26% en el tercer trimestre de 2019 frente a          -39,35% en el trimestre anterior del mismo año.

En el gráfico 17 se ilustra lo anteriormente descrito, en el que se puede ver igualmente la evolución trimestral de ambos agregados monetarios desde el primer trimestre de 2018.

Criterios de convergencia multilateral

Evolución interanual de los BTA
2015T3 2016T3 2017T3 2018T3 2019T3
BTA (en miles de millones de XAF)     5.000   30.000   25.000 21.000 50.000
Tasa de variación 500% -16,67% -16% 138,1%
Evolución anual de los BTA (en miles de millones de XAF)
2015 2016 2017 2018 2019 Prev. 2020 Prev.
Deuda adjudicada (BTA)     15.000     60.000    78.000    114.000    145.000    170.131
Deuda amortizada                –     15.000    60.000      78.000    114.000
Deuda pendiente de amortizar  –     –   –      –      –    170.131
Intereses y comisiones       228      2.094     5.547       9.848      13.693      –
Tasa de variación anual 300% 30% 46,15% 27,19% 17%
Evolución anual de los BTA (en porcentajes)
2016 2017 2018 2019
Deuda adjudicada 300,00% 30,00% 46,15% 27,19%
Deuda amortizada 0 300% 30% 46%
Deuda pendiente de amortizar
Intereses y comisiones 818,42% 164,90% 77,54% 39,05%
Evolución trimestral de los BTA
En miles de millones de XAF Tasa de variación
2016T4 30000           –
2017T1 12000 -60%
2017T2 22500 88%
2017T3 25000 11%
2017T4 18.500 -26%
2018T1 35.000 89%
2018T2 23.000 -34%
2018T3 21.000 -9%
2018T4 35.000 67%
2019T1 58.000 66%
2019T2 24.000 -59%
2019T3 50.000 108%

 

La evolución interanual del mercado de los Bonos Asumibles de la Tesorería (BTA) presenta una tendencia dispar desde que se iniciasen las emisiones de este instrumento financiero en 2015. En este sentido, los datos sugieren que en el tercer trimestre de 2016 la adjudicación de los bonos creció exponencialmente y se incrementó 500% en variación interanual. Esta adjudicación cayó trascendentalmente hasta los niveles negativos en el mismo período de los dos años ulteriores, en los que decreció -16,67% y -16%, respectivamente, en variación interanual.

Esta información refleja prácticamente una situación de estancamiento entre 2017 y 2018 en el mercado nacional de los bonos, como muestra el gráfico 18.

Sin embargo, esta tendencia negativa se ha revertido en el tercer trimestre de 2019, al emitir un total de bonos cuyo importe ascendió a 50.000 miles de millones de XAF, suponiendo un aumento de 138,1% en variación interanual. En definitiva, la emisión de los BTA ha crecido de media 77,83% en variación interanual desde que se iniciase en 2015.

La evolución trimestral de la emisión de los BTA, por su parte, muestra una tendencia fluctuante en el tiempo. Los BTA han crecido de media desde el primer trimestre de 2017 hasta el trimestre analizado un 4,75% en variación trimestral.

En el tercer trimestre 2019, la adjudicación de los BTA pasó a 50.000 miles de millones de XAF, de 24.000 miles de millones de XAF adjudicados en el trimestre precedente, suponiendo 108% más en el trimestre analizado.

La emisión de los BTA refleja una propensión ascendente desde 2015, año en que se inició. A treinta de septiembre de 2019 se han emitido bonos por un valor que asciende 145.000 miles de millones de XAF, un 27,19% más que toda la adjudicación en el año anterior.

En el gráfico 20 se refleja la situación más amplia de la evolución histórica del mercado de los bonos del Estado, con el desglose de las distintas partidas que lo integran; esto es, la deuda adjudicada (BTA), la deuda amortizada, los intereses y comisiones generados en las operaciones de emisión de dichos bonos, así como la deuda pendiente. Un dato destacable de ese gráfico, y como indican los datos, es que de 2015 a 2019 no se refleja ninguna cuantía de la deuda pendiente de amortización, lo que puede traducirse en que los planes de devolución de las deudas han estado ejecutándose de forma adecuada.

Según las previsiones para 2020, se emitiría un 17,33% más de lo adjudicado hasta finales de septiembre del ejercicio en curso.

Los datos históricos del mercado de los bonos, revelan una evolución ascendente desde la primera emisión en 2015, como muestra el siguiente gráfico. En este sentido, en el año en curso la tendencia se mantiene y previsiblemente en el próximo ejercicio económico también.

Destacado